Trabajo como medio de vida

Muchos conocemos a gente, o quizás a nosotros mismos que parece que vivimos para el trabajo, y aveces es así, nos levantamos, vamos al trabajo, volvemos a casa, comemos algo más o menos rápido, nos acostamos y vuelta a empezar al día siguiente, en el mejor de los casos son 5 días de rutina en los que no vivimos nada, y si en el entorno e trabajo al menos tienes un buen ambiente y estás a gusto con un trabajo que te llena, es llevable, pero cuando el ambiente esta cargado de energías negativas, y de personas igual de negativas o peor, es una tortura, si además de eso recordamos que existen sectores en los que se trabaja fines de semana, nuestra vida y tiempo de ocio se reduce drásticamente, por lo que nuestra vida pasa ante nuestros ojos, simplemente trabajando, y pagando facturas, lo que además muchas veces lleva al: «Me voy a dar este capricho», y te compras un bolso, unos zapatos, un cuadro, un coche, o cualquier cosa que en realidad no necesitas pero como no disfrutas la vida, sientes que te tienes que premiar de algún modo y el dinero que has conseguido a cambio de las horas de tu vida en tu trabajo lo conviertes en algo que te hace ilusión 2 días y al tercero acaba encerrado en un armario.

Cosas olvidadas

Tenemos que tener muy claro que el trabajo debe ser un medio, un símil que me viene a la mente podría ser un viaje: cuando te vas de viaje de vacaciones no dices ¡¡que bien voy a coger un avión, un barco, o 6 horas de coche!! Dices que bien, voy a estar de vacaciones, voy a hacer turismo, o a disfrutar de mis hobbies o a descansar, o lo que realmente quieras, en definitiva, vas a disfrutar, pero para ello necesitas realizar un viaje en la mayoría de los casos. ¿el viaje puedes disfrutarlo? ¡¡Claro que si!! Pero acaso alguna vez has llegado a tu destino y has dicho ¡Que pena, quiero seguir otras 3 horas en este transporte! Seguro que no, por que tienes claro que el viaje es el medio para disfrutar de tus vacaciones, pero con el trabajo muchas veces no lo vemos así, invertimos muchísimas horas de nuestra vida, por que lo necesitamos para comer, para pagar el techo que nos cobija, y otras necesidades, ademas de cualqueir hobby, etc. necesitamos ese dinero, y la forma de conseguirlo es el trabajo, pero no deja de ser un medio, intenta que sea lo mas positivo y provechoso posible, pero sin perder de vista que tan solo es un medio, no te lleves el trabajo a casa, si has salido de la oficina no leas el correo del trabajo, niégate a hablar de trabajo en la hora de la comida, ni fuera del horario laboral, ¿acaso cuando sales de un atasco te quedas pensando en los demás coches? simplemente sabes que es algo que ha pasado que has tenido en cuenta en ese momento, y ya forma parte de tu pasado.

Vive tu vida, y disfrútala, no vivas para trabajar.

Trabaja para vivir.

Deja un comentario