Enfócate en lo que realmente quieres

Donde pongo el ojo, pongo la bala, lo hemos escuchado muchas veces, pero ¿a ti en qué te afecta?

Si tú pones el foco en las cosas negativas de la vida te llegarán más cosas negativas, subconscientemente estás proyectando cosas negativas a tu vida, focalízate en lo positivo, y atraerás lo positivo.

Envía energía a tu objetivo, no la disperses en cosas inútiles, siempre que pones tu energía, y tu foco en algo, es lo que acabas atrayendo.

Cuando entras en el juego de los cotilleos y chismes de la oficina, conseguirás que se hable más, conseguirás que siga existiendo ese mal rollo, conseguirás desgastarte y malgastar tu energía en eso, en lugar de ser productivo.

Disperso, desorden

Prueba a enfocarte en ti, en tu trabajo, en tus metas, en tus sueños y más importante aún, en cómo piensas conseguirlos, porque sabes que lo vas a lograr, no es algo que esperas, no es algo que ansias, es algo que sabes que viene de camino, que va a ti y tienes un plan para ello.

Al poco ya no quedará hueco en tu vida para perderlo en tonterías superfluas, si en el momento de hacer algo te paras a pensar qué pasaría mañana si no lo hicieras, es que realmente no merece la pena, por lo que mejor que lo dejes y empieces a hacer algo rentable, algo importante, algo que aporte, porque cada segundo que inviertes en algo que no aporta te aparta de tus sueños, de tus objetivos; asi estás totalmente enfocado en lo que quieres, y los resultados no tardarán en aparecer en tu vida.

Deja un comentario