El camino no elegido

Dos caminos divergieron en un bosque dorado,

y yo sufrí por no poder viajar por ambos.

Siendo un viajero solitario, permanecí ahí un largo rato

y miré por uno tan lejos como pude y con algo de arrebato,

hasta donde se sesgaba en la espesura.

Pero luego tomé el otro, igual al primero en belleza,

y me parece que tal vez elegí con certeza,

porque en él la hierba era tupida y anhelaba ser pisada

a pesar de que en aquella encrucijada

los que habían pasado los habían desgastado casi por igual.

Y aquella mañana los dos yacían de forma similar,

ninguna pisada había ennegrecido totalmente las hojas.

Pero ¡deje el primero para otro día!

Y sabiendo cómo el camino nos lleva por la vida,

dude si alguna vez regresaría.

Diré esto con un suspiro

a siglos y siglos del camino;

dos caminos se separaron en un bosque, y yo…

yo tomé el menos transitado,

y eso marcó la diferencia.

El camino no elegido es un poema de Robert Frost, el cual si lo piensas y lees tranquilamente puedes sacar una lección muy importante, ya que habla de tomar decisiones, de elegir entre 2 caminos, y eso marcara la diferencia en nuestras vidas, ¿Queremos seguir por el mismo camino que hacen todos? ¿O elegiremos el menos transitado, marcando la diferencia con la mayoría?

Extracto de Padre Rico, Padre Pobre

Deja un comentario